:

Nuestro Fundador

Compartir
 

El siervo de Dios José Triest (1760 – 1836)

Este sacerdote comprometido y activo fundó no menos que cuatro congregaciones, entre ellas, en 1807, la de los Hermanos de la Caridad. Su ideal era: "hay que demostrar el amor de Dios a todo el mundo, pero particularmente a los que son desprovistos de amor".

Así desarrolló el cuidado a los ancianos, los enfermos mentales, los limitados físicos y los niños de la calle. Todos debían experimentar que eran los hijos muy amados del mismo Padre.

El acontecimiento de 1815 en que Triest rompió las cadenas de los enfermos mentales ha sido uno de sus actos más fuertes. Por su colaboración con el Dr. Joseph Guislain, quiso demostrar que era importante aspirar a un acercamiento profesional como concretización del amor de caridad.

Durante la Revolución Francesa para mantenerse fiel a sus creencias, un sacerdote belga tuvo que vivir escondido por cinco años. Este período difícil y peligroso en su vida se hizo beneficioso. Abrió su corazón al amor de Dios y desarrolló una atención especial por el pobre. Su ministerio pudo traducirles el amor que recibía de Dios.

Veía a los seres humanos como hijos de Dios, digno de ser salvados por la preciosísima sangre de Cristo y llamados a la Resurrección por una vida eterna. Desde ahí su compasión universal incluyendo a los ancianos, los enfermos, los jóvenes abandonados y las personas con discapacidad (social, mental y física)

Para mejorar su calidad de vida y servirles mejor en su condición material y espiritual, el Padre Triest fundó cuatro Congregaciones de Hermanos y Hermanas. Ellos deberían sostener su dedicación en trabajos caritativos con la espiritualidad de San Vicente de Paúl. Triest mismo fue llamado el Vicente de Paúl belga.

A los Hermanos y Hermanas de la Caridad les dijo: "No pueden reproducir a Jesús más fielmente que siendo una ayuda cerca de los que lloran y sufren... están llamados a ser otros Jesucristo: atender al desafortunado, secar las lágrimas del afligido, cuidar del enfermo mental, hacer hablar a los mudos... tu amor y caridad te hace como Dios: compartes la misión de Jesucristo, todos los pobres que ayudas te bendicen, y así como tú ves a Cristo sufriendo en ellos, en ti ellos ven la persona de Jesús como Redentor y Consolador."

Sus últimas palabras: "Den y se les dará" son un buen resumen de su vida consagrada enteramente a su prójimo.

Fracarita

fracarita_logoFracarita es una ONG de los Hermanos de la Caridad, para el apoyo y desarrollo de los servicios locales, en área de Salud Mental, Educación Especial, Educación Regular y otras nueva iniciativas.

Para nuestra Región de Latinoamérica tenemos Fracarita Nicaragua y Fracarita Perú.

Contáctanos

Si deseas ser voluntario o dejarnos un comentario, envíanos un mensaje con tu rubro de interés.
Si quieres recibir información de los trabajos que hacemos y otras actividades, SUSCRÍBETE AQUÍ.

Acceso Interno


Facebook Slider